La fundación polaca Ignatianum se interesa por el proyecto Ödos que desarrolla desde Montilla EMET Arco Iris

La fundación polaca Ignatianum se interesa por el proyecto Ödos que desarrolla desde Montilla EMET Arco Iris

21 Jul 2021
  • Recepción ofrecida en el Salón de Plenos
  • Lola Casado entrega regalo protocolario a una representante de la delegación polaca

El Ayuntamiento montillano ofrece una recepción a representantes de la entidad especialista en acogida humanitaria vinculada a la Universidad de Cracovia

El salón de actos del Ayuntamiento de Montilla ha servido esta mañana de escenario para la recepción que miembros de la Corporación local, encabezada por el alcalde, Rafael Llamas, ha ofrecido a representantes de la fundación Ignatianum de la Universidad Jesuita de Cracovia.

La visita de esta delegación polaca se enmarca en un intercambio de experiencias con la Fundación EMET Arcos Iris en torno al proyecto Ödos, iniciativa piloto en España dirigida a proteger a mujeres y menores en situación de perpetua vulnerabilidad que afrontan su primera fase de estancia en España en el centro de acogida humanitaria que la fundación tiene en Montilla.

Conocer los detalles de esta Red Ödos sobre acompañamiento a la movilidad humanitaria con enfoque de género e infancia es el principal objetivo para los representantes de la universidad polaca, cuya fundación también está especializada en el ámbito de la inmigración, pero con una realidad, en cifras y amplitud, más dura que la situación que conocemos en Montilla: Ignatianum forma parte de la red de acogida existente en Polonia para atender anualmente en torno a un millón y medio de migrantes llegados desde Ucrania. 

Ante los miembros de ambas fundaciones, Rafael Llamas ha remarcado que “este tipo de colaboraciones subrayan el papel de Montilla y la Fundación EMET Arco Iris en relación a la inmigración, con nuevas metodologías y experiencias que llaman la atención de entidades que trabajan en el mismo ámbito a nivel europeo”.

De igual modo, el alcalde montillano ha reivindicado “los fines de estos intercambios por ser mecanismos de mejora de los sistemas de integración de las personas que llegan a un territorio desde fuera”, con una metodología que en el caso de Montilla “cuenta con el aval de la igualdad de trato porque el éxito está en considerar a estas personas que llegan a la ciudad como otros montillanos más”.

Desde la organización de este intercambio, el asesor Luis Miguel Sanabria ha explicado que “el interés de la Fundación Ignatianum por conocer la experiencia de trabajo en países del sur de Europa ha sido decisivo para que se fijen en los proyectos que desarrolla EMET Arco Iris”, que afrontará en próximas semanas el reverso a esta experiencia con el viaje a Polonia, a la sede de la fundación polaca. 

Categorías: 
Noticias
Servicios Sociales
Portada

Atrás