Hidrología de Montilla

Áreas Municipales

Hidrología de Montilla

La hidrología es un aspecto clave para la asignación de usos sostenibles dentro de un territorio. Además de su importancia como agente morfogenético, la garantía en cuanto a la disponibilidad del recurso agua, es una consideración a tener muy en cuenta para el desarrollo de las actividades económicas y del abastecimiento de agua de consumo humano a los núcleos poblacionales. Al mismo tiempo su presencia superficial o subterránea condiciona la vida silvestre e impone una serie de servidumbres reguladas fundamentalmente por el Texto Refundido de la Ley de Aguas.

CURSOS DE AGUAS SUPERFICIALES. SUBCUENCAS.

Montilla tiene un término municipal hidrográficamente rico, favorecido por la presencia de los materiales margosos y calizos fácilmente erosionables, y debido a los cursos de agua superficiales de los que consta. Destacan entre los existentes, el río Cabra y sus afluentes, y el arroyo Salado, por el Sur, ambos tributarios, ya fuera del término, del río Genil; y los afluentes del río Guadajoz, por el Norte, este último tributario, del río Guadalquivir.

En cuanto a la cantidad de recurso hídrico disponible, hay que contar además de con las aportaciones de la red superficial, con las del Acuífero Miocénico Fernán Núñez-Montalban-Montilla.

Las aguas superficiales son aportadas por la red hidrográfica sobre la que drenan las distintas cuencas vertientes. Aquí se diferencian tres Subcuencas Hidrográficas: la "Subcuenca Norte" de los arroyos Fuente del Cuadrado-Alpechín, "Subcuenca Sur" del río Cabra y "Subcuenca Oeste" de los arroyos Zarza-Salado, todas ellas integrantes de la gran Cuenca del Guadalquivir.

La Subcuenca de los Arroyos Fuente del Cuadrado-Alpechín, está situada al Norte del término, recibiendo las aguas de todos los arroyos que vierten fuera del término por el Norte, desde el límite con Castro del Río, al Este, hasta el límite con Montemayor, al Oeste.

Es una subcuenca mediana que atraviesa materiales y relieves diversos, si bien la red es de tipo rectangular-angular y poco dendriforme, debido a la presencia, en la zona centro de la cuenca, de materiales resistentes, principalmente calcarenitas, que encajonan los cauces, y, en la zona Oeste, de una fisiografía de poca altitud, que disminuye el número de aportes tributarios.

Todos los arroyos de esta Subcuenca son tributarios del río Guadajoz, cuyo cauce principal discurre fuera del término, y desemboca en el río Guadalquivir. La dirección principal de fluencia de estos arroyos es S-N.

La Subcuenca del Río Genil, se sitúa al Sur y Este del término municipal, recibiendo las aguas de todos los arroyos que vierten fuera del término por el Sur. Es de las tres, la subcuenca mayor, y atraviesa prácticamente todos los materiales presentes en Montilla, siendo la red de tipo angular.

El cauce principal tiene su nacimiento fuera del término y su desembocadura también, en el río Genil. Discurre por el mismo límite Sur del término, la dirección preferente del curso principal es E-O, mientras que las de los arroyos tributarios es N-S. Posee un régimen de alimentación pluvial, típicamente mediterráneo, guardando una estrecha relación con las precipitaciones de su cuenca de recepción, con un estiaje muy acusado en verano y fuertes crecidas durante los períodos de lluvias.

La profundidad del cauce principal oscila entre 0.5 metros y 4 metros, que se supera en épocas de lluvias.

La Subcuenca de los Arroyos Zarza-Salado, se localiza al Oeste del término. A ella drenan las aguas de los arroyos que nacen en estas estribaciones occidentales. Su ubicación en la cabecera de ambos arroyos hace que la red de drenaje tenga un carácter marcadamente dendrítico. Las direcciones principales de drenaje son NE-SO, para el arroyo Zarza, y E-O, para el arroyo Salado.

Los dos cursos de agua se unen en un solo cauce para salir del término municipal hasta tributar al río Genil.

Acuífero Fernán Núñez-Montalbán-Montilla.

El sistema de abastecimiento que suministra agua de consumo a la población montillana es de tipo mixto superficial-subterráneo. Las captaciones subterráneas se realizan del Acuífero Fernán Núñez- Montalbán-Montilla obteniéndose entre 1,5 y 2 Hm³/ año.

Se trata de un acuífero de tipo detrítico a base de materiales calcareníticos del Mioceno que rellenan la depresión del Guadalquivir, constituidos por los depósitos de las calizas, calcarenitas, arenas, areniscas y margas de edad Miocénica, considerados materiales que constituyen un acuífero de alta permeabilidad y por tanto vulnerable a la contaminación.

No obstante, no se han detectado hasta la fecha problemas de polución de las aguas subterráneas, si bien es escaso el número de análisis disponibles. Es probable la existencia de manera puntual de concentraciones de nitratos que superen los valores establecidos para consumo humano, apareciendo puntualmente niveles de nitratos, procedentes de la actividad agrícola, por encima de los permitidos para consumo humano por la reglamentación Técnico-Sanitaria. Su potabilización es posible mediante cloración u otro tratamiento.

La alimentación del sistema se debe fundamentalmente a la infiltración directa del agua de lluvia, mientras que el drenaje tiene lugar por los arroyos que atraviesan la zona y a través de pequeñas surgencias de borde.

La vulnerabilidad de este acuífero, se considera media por su naturaleza permeable y la amenaza procedente de focos contaminantes tales como abonos y fertilizantes nitrogenados de origen agrícola. Esta vulnerabilidad se acentúa debido a la fácil dispersión de los contaminantes y a la extrema dificultad de su eliminación.